PRODUCTOS
Analizador de Leche
a a a
Analizador de Leche
a a a
a a
a a a
a a
a a a
a a
a a a
a a
a a a
a a
a a a
a a
a a a
a a
a a a
a a
a a a
a a a
a a
a a a
a a
a a a
a a
a a a
a a
a a a
a a
a a a

 

Aplicadores para Sellado de Pezones

Que es Ciencia y Que es Marketing
La traducción de "sellador" y su deñnición
En la industria lechera, la palabra sellador se usa para denominar cualquier desinfectante que se aplica en el pezón antes y después del ordeño. En algún momento, alguien usó ese término para traducir "teat dip” y, aunque realmente no es un sellador, todas las demás empresas continuamos usando el mismo término. En algunos países, como España y Chile, usan el anglicismo "dipping” que implica que es un producto para inmersión; esta es una mejor descripción del uso del producto.
Esto ha originado confusión en la industria con respecto a lo que el producto provee, y ahora nos vemos en el dilema de cómo diferenciar los verdaderos selladores que se aplican en las vacas secas (externos como “Dry-Off" e internos) de los desinfectantes de pezones. Una vez hecha esta aclaración, continuaremos reñrióndonos a los desinfectantes de pezones como selladores, independientemente de si forman sello o no.
Selladores para preordeño y postordeño
La mayoría de los selladores del mercado se recomiendan para uso antes y después del ordeño. La función del presello es ayudar en Ia prevención de la mastitis ambiental; las vacas llegan al ordeño con bacteria en la piel, y el objetivo es que el pezón esté desinfectado antes de que rompamos el sello de queratina con el ordeño y expongamos la ubre a la invasión. El sellado postordeño tiene como función la prevención de la mastitis contagiosa. Estas bacterias viven en la piel del pezón y en la leche y se transmiten de una vaca a otra por medio de la pezonera o de las manos del ordeñador. El postsellado se aplica inmediatamente después del ordeño para matar estas bacterias antes de que invadan la ubre. Hay que recordar que después del ordeño el esfínter está abierto, y el pezón queda expuesto.
Si el equipo no esté bien diseñado, o los procedimientos del ordeñador no son los correctos, pueden ocurrir ”retroflujos de |eche" (flujo de leche del colector hacia el pezón), y la invasión sucede durante el ordeño. En este caso, ya no es mucho lo que el postsellado pueda hacer.
Protocolos del NMC
El NMC es una institución internacional con sede en EE.UU. dedicada al control de mastitis y a mejorar la calidad de la leche. Su función es la de servir de foro de discusiones sobre el tema y divulgar la conclusiones y recomendaciones. El NMC no regula nada, no aprueba nada y tampoco establece normas. A veces, se escucha que un sellador es "aprobado por el NMC"; eso no es cierto. Lo que el NMC hace es definir qué es un sellador probado y la metodología para comprobarlo. Para esto ultimo, hay dos protocolos: el desafío experimental (una prueba acelerada) y la exposición natural. En ambos casos, el sellador debe prevenir como mínimo un 50% de los nuevos casos de mastitis para llamarse "efectivo”.
El NMC publica una lista de selladores que han sido probados de acuerdo con sus protocolos, siempre que el experimento se haya publicado en una revista científica donde un panel lo haya revisado. Sin embargo, no todos los selladores que han pasado por el protocolo están en esa lista. Muchas veces, los fabricantes deciden lanzar el producto sin publicar el protocolo. En este caso, es posible que el mismo fabricante luego le brinde los protocolos al productor cuando éste los solicite.
¿Quién regula los selladores?
En la mayoría de los países, los selladores son considerados una droga veterinaria y son controlados por el ministerio de salud o el ministerio de agricultura. La forma como los controlan varia de país a país. En los Estados Unidos, por ejemplo, no se requieren pruebas de eficacia para vender un sellador. En Canadá, se exigen pruebas de eficacia, y los selladores se registran como toda droga veterinaria. En México, se permite su venta sin registro, pero registrándolo, el producto queda exonerado del IVA. Lo que esto le dice al productor es que el hecho de que un sellador esté registrado en un país no es necesariamente muestra de su eficacia. Por eso la importancia del protocolo del NMC.
El yodo y otros germicidas
El yodo es el germicida más común para los selladores. En los Estados Unidos, el 70% de los productores usa algún tipo de sellador yodado. Un 11% usa Clorexidina, y un 5%, ácidos grasos. La razón es que, cuando se compara su costo con su poder germicida y su capacidad de aguantar carga orgánica, el yodo tiene muy buen costo-beneficio. La única desventaja que algunos usuarios le ven al yodo es que mancha más que los otros germicidas (paredes, ropa); pero la mayoría considera que esto no es problema, especialmente al considerar las ventajas.
Combinación de germicidas
Muchas veces se cuestionó si se puede usar un germicida en el presellado y otro distinto en el postsellado. El temor es que puede haber una reacción entre los dos germicidas que puede afectar la piel del pezón, o que se neutralicen mutuamente. Aunque la combinación de algunos germicidas puede generar reacciones en el laboratorio, nunca hemos escuchado que en la práctica ocurra. Una vez acabado el ordeño, no queda ningún residuo significativo del desinfectante de preordeño que pueda reaccionar con el sellador de postordeño. También es poco probable que queden residuos de sellador del ordeño anterior que vayan a reaccionar con el desinfectante preordeño, aun si éste es un sellador de barrera. Estas preocupaciones, por lo general, suelen inculcarlas algunos vendedores de sellador que quieren que el productor haga tanto pre como postsello con sus productos en vez de intercalar con el de un competidor. Si alguien le dice que no combine su sellador con un yodado, probablemente es porque él no tiene un yodado en su línea de selladores. Aproximadamente 4% de los productores norteamericanos usan diferentes germicidas para pre y para post sin ningún problema.
Yodo libre y yodo disponible
Se dice que el yodo libre es el yodo que mata las bacterias. Eso es cierto y es un argumento con base científica. No obstante, también se dice que el yodo libre presente en un sellador, en un momento determinado, es un indicador de su habilidad para matar bacterias; esto ya no es cierto. La habilidad germicida de un sellador depende, del yodo disponible que tenga y, de la facilidad con que ese yodo disponible se libere en presencia de bacteria. Entre más alto el yodo disponible, más materia orgánica aguanta (por ejemplo, pezones sucios) y más mantiene su habilidad germicida. Sin embargo, niveles de yodo muy altos pueden irritar el pezón; por eso, el rango normal es de 2.500 a 10.000 partes por millón de yodo.
¿Cuál es entonces el nivel de yodo disponible ideal? No hay un nivel ideal. Hay selladores de 4 y 5 mil partes por millón de yodo cuyos resultados de protocolo han mostrado mayor efectividad en control de mastitis, que algunos de 10 partes por millón, y viceversa. La respuesta es "mire los resultados de la prueba de protocolo”.
¿Qué determina que un sellador sea de barrera?
El término “barrera” no es un término que esté definido por ningún tipo de legislación o normas acordadas por asociaciones científicas. Es un término de marketing que se le da a aquellos selladores que supuestamente sirven el doble propósito de prevenir mastitis ambientales y mastitis contagiosas. Sin embargo, el parámetro para definir si un sellador es de barrera lo define cada empresa a su manera. Se define como barrera un sellador que forma una película sobre la superficie del pezón una vez seco. Otras empresas se basan simplemente en la viscosidad.
La teoría era que si se aplicaba un sellador después del ordeño que matara las bacterias causantes de mastitis contagiosa, y este mismo sellador formara una barrera que durara hasta el siguiente ordeño, entonces se eliminaría la necesidad del presellado. No obstante, nosotros recomendamos el uso de presellado, se use o no barrera. Por ejemplo, en algunos países, como los Estados Unidos y México, ha aumentado la preocupación por controlar las mastitis ambientales. Esto ha incentivado a que muchos productores usen el sellador de barrera en conjunto con un presellador para protección extra. No conozco ningún estudio que demuestre un control de mastitis mas efectivo con esta combinación que si se usa el sellador de barrera solo. Ei sellador de barrera se puede usar todo el año, pero por su costo los productores lo usan solamente cuando las  condiciones ambientales son favorables para la mastitis (época de lluvias, lodo, alta humedad relativa, etc.).
La piel del pezón
La condición de la piel del pezón ha tomado mucha importancia para los productores. Se sabe que una piel en malas condiciones puede alojar bacterias causantes de mastitis, pero la razón más importante es Ia disponibilidad de la vaca a dejarse ordeñar con tranquilidad y que no tenga incomodidades que inhiban su habilidad de entregar toda la leche. Este término se ha traducido como “ordeñabiIidad”. Por eso, los selladores ahora vienen con emolientes y humectantes, y muchos fabricantes indican cuál es el porcentaje de esto en la etiqueta, aunque la legislación no lo requiera. La razón es que este dato le dice más al usuario sobre el producto,  que si simplemente se mencionara el tipo de acondicionador.
Visibilidad
A medida que los mercados progresan, y la mayoria de Ias formulas se prueban como eficaces en el control de la mastitis, los productores empiezan a buscar beneficios adicionales en los selladores. Conscientes de que el sellador no va a ser efectivo si no se aplica correctamente, hoy en día, los productores de muchos países buscan selladores de buena visibilidad; ellos quieren que el operario pueda ver que el sellador haya cubierto el pezón de 75 a 90%, y que el supervisor lo pueda verificar también. En los selladores yodados, esto es más fácil de ver que en los demás. De todas maneras, algunos fabricantes le agregan colorante al sellador para que cumpla con esta función, especialmente en los no yodados.
Bajo goteo
Los productores hoy día buscan selladores de bajo goteo. La razón es que más producto queda en el pezón y menos en el piso. Esta es una característica cuyas normas también son establecidas por cada compañía y no por regulaciones o común acuerdo entre los gremios. La mayoría de los selladores de bajo goteo gotean en algún momento, dependiendo en parte de Ias condiciones climáticas, pero mucho menos que los selladores tradicionales. Esta característica ha tomado mucha fuerza, ya que los productores quieren ver el producto en sus vacas, no en el suelo. En algunos mercados, aparecieron algunos selladores sin protocolo que parecen más una masa solida que liquida sobre el pezón. Sin conocer más sobre éstos, mi mayor preocupación es el hecho de que no sean líquidos y, por lo tanto, no penetren ni Ias grietas de la piel ni el canal del pezón; una caracteristica a la que nos referimos como "capilaridad”.
Selladores espumantes
En lugares muy específicos de los Estados Unidos, se aplica el sellador en forma de espuma. Aunque algunos selladores han sido formulados específicamente para que produzcan espuma, casi todos los selladores pueden producirla, ya que tienen surfactantes. Simplemente, se necesita un aplicador que le inyecte aire, a una presión determinada, para que se forme la espuma. Esta espuma puede ser seca, como la de la crema de afeitar, o húmeda, dependiendo de la presión del aire que se le esté inyectando.
Nosotros preferimos la espuma húmeda para que escurra y así asegurar la completa cobertura de la superficie; pero esta es una recomendación basada en sentido común no en datos científicos. Algunos vendedores de sellador afirman que se gasta menos sellador cuando se usa en espuma. Nuestros experimentos de laboratorio nos han mostrado que se gasta lo mismo. Para los usuarios, el atractivo principal de la espuma es la visibilidad, especialmente en el presellado, donde es importante no solamente cubrir todo el pezón, sino también secarlo totalmente antes de colocar la pezonera. No encontramos ningún estudio científico que haya demostrado la efectividad de un sellador aplicado en espuma contra uno líquido.
La velocidad de muerte de bacteria
La velocidad de muerte de bacteria de un sellador ha tomado mas importancia últimamente. Tiene que ver mas con eficiencia que con control de mastitis y más con el presellado que con el postsellado.
La recomendación general para tiempo de contacto de un sellador preordeño es de 15 a 30 segundos. Después de este tiempo, se remueve el producto con una toalla de papel (o de tela) siempre que sea de uso individual por vaca. A medida que los hatos crecen, la eficiencia de vacas por hora se hace mas importante al reducirse el tiempo de contacto del presellado con un producto de mayor velocidad de muerte de bacteria. Esto permite la colocación de la unidad de ordeño unos segundos mas rápido por cada vaca, sin comprometer la efectividad del producto para matar la bacteria. Al final, estos segundos por vaca pueden representar un tiempo considerable en la eficiencia del ordeño.
Del laboratorio al ordeño
Cuando hay una subida repentina de RC5 o de vacas con mastitis, Ia tendencia es apuntar al sellador como el primer sospechoso e inmediatamente ponerlo en juicio. La realidad es que la formula del sellador no es la única responsable en el control de mastitis. El ordeñador y los procedimientos que se le hayan establecido para el ordeño, las vacas y el ambiente en que se mantienen, y el equipo (qué tan bien mantenido esté y qué tan adecuado sea) son factores que influyen también en el control de la mastitis. Ninguna formula, por mas eficaz que se haya mostrado en las pruebas de protocolo, va a compensar por malos procedimientos, un mal equipo o un mal ambiente. Todas las prácticas de la finca lechera deben apuntar al control de mastitis y a mejorar la calidad de la leche.

SITIOS AMIGOS
  Seansa  
  Quimica Vita  
  Global Cow  
  Cofocalec  
  Conrgesos Feed  
  Si quieres poner una liga desde tu sitio hacia el nuestro, entonces te facilitamos nuestro logotipo, Gracias.
Logo Ganytec